martes, 11 de noviembre de 2014

La guitarra


En un desván húmedo y seco allí estaba ella. Cubierta con una manta de polvo, iluminada por un rayo de luz que traspasaba la ventana.
Me aproximé hasta ella, apartando trastos viejos sin ningún valor y deteriorados.
Había algo en ella que me llamaba la atención. Sabía que no era nada que no tuviera valor, que tenía algo especial.
Cuando llegué a ella, no era demasiado grande; un poco más alta de mi cintura.
Cogí un trapo viejo y la limpié, aunque no quedó limpia del todo. Era una guitarra. Estaba vieja, gastada, con las cuerdas rotas y pasadas; pero al verla, me vinieron recuerdos entrañables.
Ya no es aquella guitarra brillante y que tan bien sonaba.
Ahora, ha pasado a ser uno de los trastos que habitaban allí, en ese desván...
Mª  Ángeles Romero Prados 2ºB

No hay comentarios:

Publicar un comentario