martes, 19 de marzo de 2013

Los deberes...escolares

Por María Toranzo Santiago

- ¿SON BENEFICIOSOS O PERJUDICIALES?


En Finlandia (líder europeo en educación), los niños le dedican , como mucho 30 minutos diarios a los deberes. En España, llegan a estar hasta tres horas.
- ¿Qué está pasando? ¿Hay que suprimir las tareas de casa?

Prohibir los deberes. Esa es la propuesta estrella de la reforma educativa que prepara el Gobierno francés. El presidente François Hollande argumenta que el trabajo debe hacerse en la escuela, no en casa.
Transmite que los niños no pueden recibir la ayuda de sus padres, de un profesor particular o de una academia. Hollande invoca el viejo lema republicano: “la igualdad debería empezar en las aulas”.
La medida es polémica y sigue la estela de “revolución de deberes” de los padres. Además, los deberes en Primaria ya estaban teóricamente prohibidos desde 1956.


LOS DEBERES EN EL MUNDO

España                   Finlandia

h/dia 1.5h.-3h        15min.-30 min

h/escolar 7300           5700

Fracaso 26,5%           9,8%
escolar






LOS CUATRO MODELOS DE EDUCACIÓN (EUROPA)

  • Modelo Continental

Es el más seguido en España, consiste en pocos descansos. Muchas materias. Abundancia de lecciones discursivas del profesorado, con toma de apuntes y exámenes en los que hay que responder al pie de la letra, Currículos tan cargados que no hay manera de completarlos sin esfuerzo extraescolar. No es extraño que la “revolución de los deberes” haya surgido en Francia. Los padres creen que los deberes restan demasiado tiempo libre a sus hijos... y a ellos, porque tienen una mayor tendencia a ayudarlos.

¿Deberes sí, deberes no?



La reforma francesa he reavivado un debate muy duro en los países que heredaron dicho modelo, que consiste en que hay un exceso de lecciones discursivas y una gran carga de horas lectivas; hay que sumar las tareas de propina en el hogar, para luego tener unos resultados muy mediocres.

  • Modelo Anglosajón

Británicos y estadounidenses aconsejaban que los niños trabajen una hora y media en casa y dos horas y media si van al instituto. Así equilibran un sistema en el que las clases son bastante ligeras frente al modelo continental. Se intenta no “quemar” a los alumnos con un exceso de carga académica. Las tareas de casa tienen un gran valor en la nota y se premia la creatividad; al contrario del modelo continental, se considera una obligación y su incidencia sólo suele tener carácter penalizador si no se hace.
    • Modelo Escandinavo

No hay sobrecargas de horas lectivas. Las clases son cortas. Muchos recreos y descansos. Relajadas y con prácticas variadas. Se huye de la memorización. Y no hay obsesión por evaluar continuamente. La única obsesión de este sistema es detectar cuanto antes a los niños con dificultades de aprendizaje para garantizar la igualdad de oportunidades.
Pocos exámenes y con escasa transcendencia. Se mandan algunas tareas para casa, pero muy ligeras.
    - Modelo Asiático
Los alumnos reciben clases privadas después del horario escolar.
Los deberes no se suelen hacer en casa, sino en academias. Y eso a pesar de que en los colegios su horario suele ser de mañana y tarde. Los estudiantes llegan a casa sobre las 8 de la noche. El sistema es muy competitivo, los padres no se plantean que no hagan deberes, las clases son tensas, se pregunta la lección, se castiga, los exámenes son mortales de necesidad; alto índice de suicidios.


No es solo la cantidad. También están cuestionando el tipo de deberes. Pueden ser interpretados por los chicos como un castigo.

Esas actividades serán buenas para practicar la concentración, para el desarrollo neurológico y cerebral.
Una carga desmesudara es contraproducente ya que el niño puede verse abrumado por una agenda ante la cual se siente desbordado.
Y no es sólo la cantidad;  hay deberes inútiles, que pueden interpretarse como un castigo. Deberían ser tareas atractivas, que reafirmaran el aprendizaje que no se haya consolidado en horario escolar.

Pero no se trata de desterrar por completo esta práctica del sistema educativo.


Se cree que se deben hacer deberes en secundaria entre 1 ó 2 horas al día, porque desarrollan el esfuerzo personal y la autonomía. Los deberes también sirven para que los padres establezcan con ellos una relación de colaboración. Ayudar en casa crea hábitos de disciplina y trabajo.
Los deberes tampoco pueden privar a los niños de clases extraescolares como deportes o música.
  • Pasar demasiado tiempo ante la TV o las video-consolas también es muy perjudicial.

En España, los padres están muy divididos: para unos, los deberes provocan desigualdades sociales y tensiones familiares; para otros, suprimirlos sería una gran irresponsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario